CÓMO SABER CUANDO ES MOMENTO DE HABLAR CON TU PAREJA SOBRE DINERO

Como muy probablemente tú no lo sabes… En 1997 me casé por primera vez, en el año 2002 me separé y en diciembre del 2005 me divorcié.  

Como toda persona que ha terminado una relación, fueron noches interminables con la clásica pregunta: ¿Qué pasó, en que fallé y en que falló el? y gracias a las mismas noches en vela pude encontrar respuestas que, años después, me ayudaron a saber exactamente ¿que era lo que sí quería y que era lo que no estaba dispuesta a tolerar nunca jamás de un hombre?

Cuatro años después encontré a un hombre que cubrió todas mis expectativas y volví a confiar en el amor por lo que me casé por una segunda ocasión prometiéndome no volver a cometer los mismos errores, entre ellos, los relacionados con temas de dinero y finanzas personales, en pareja y familiares.

Siempre me llama mucho la atención cuando hay “coaches” o “expertos” que se supone te van a enseñar algo que ellos jamás han vivido como por ejemplo: “cómo educar a tus hijos”, cuando el coach no tiene hijos.  “Cómo bajar de peso”, cuando el coach está en sobrepeso. “Cómo hablar de dinero con tu pareja” cuando el coach no tiene pareja o no han vivido juntos el calvario que es (con todas sus implicaciones) tener verdaderas dificultades por temas de dinero.

Bueno, en mi caso puedes estar segura y seguro que mi experiencia de vida con un divorcio y un segundo matrimonio no sólo apoya, sino ha sido una fuente extremadamente congruente entre lo que he vivido, lo que enseño y lo que además he visto entre miles de personas que se han acercado a mi en todos estos años con problemas graves dentro de sus relaciones de pareja.

Puedo decirte además, que en mi segundo matrimonio, el tema financiero ha sido una “prueba superada” y con mucha alegría puedo compartirte que nos consideramos una pareja de calidad y en paz con nuestras finanzas individuales y compartidas. 

En este artículo te quiero dar 7 preguntas que tienes que hacerte a ti misma o a ti mismo y que indican ¿Cuándo hay que hacer un alto, revisar tu relación de pareja y hablar sobre asuntos financieros?

1.- ¿Te sientes frustrada/o financieramente?

2.- ¿Experimentas algún sentimiento de culpa o vergüenza al hablar de dinero con tu pareja?

3.- ¿Sientes temor de que la relación se termine o la calidad de la relación se agrave si dices lo que piensas?

4.- ¿Sientes que siempre cedes ante las decisiones que toma tu pareja en materia de dinero?

5.-¿Sientes que él o ella está abusando de ti?

6.- ¿Sientes que eres tú quien tiene más obligaciones financieras dentro de la pareja y ese rol te está causando conflicto? (ojo: si entre tu pareja y tú han elegido juntos que uno lleve la carga financiera y ambos están contentos con su rol entonces sigue de largo a la siguiente pregunta)

7.- ¿Piensas que sus objetivos financieros y las cosas que valoran en la vida son distintos? (por ejemplo: uno valora más la diversión y pasarlo bien y el otro aprecia y valora la seguridad)

Como una persona que ya se divorció una vez te quiero decir algo: “cuando hay problemas graves en el manejo del dinero, el costo de no hablar a la larga puede ser mucho más alto que hablar lo más pronto posible”. El silencio y el prolongar que se lleve a cabo la conversación no ayuda a nada. El problema sigue ahí y tu cara y tu vida sexual lo van a reflejar tarde o temprano.

Existen varias formas y consejos que te puedo dar para hablar sobre dinero con tu pareja pero eso lo haré en otro artículo. Por el momento, lo que busco es que seas sincera o sincero contigo mismo y te respondas las preguntas anteriores para que para comenzar, identifiques si tienes un problema de comunicación o no con tu pareja sobre el dinero.

Créeme, la vida financiera con tu pareja es un tema FUNDAMENTAL y que vale absolutamente la pena para que hagas un alto y te preguntes hacia dónde van. Ahora ve a las 7 preguntas y respóndete con honestidad y sinceridad.  En mi próximo artículo te diré las claves para hablar con tu pareja sobre dinero. Te espero.

Como un ejercicio adicional puedes hacer el cálculo de su Patrimonio Neto individual y familiar para conocer su verdadera riqueza. ¿Quieres saber Cómo conocer tu verdadera riqueza da clic aquí y mira de todo lo que tienen cuánto realmente les pertenece.

¡Puede ser que sean mucho más ricos de lo que imaginas! 

Nuestros Programas brindan un espacio terapéutico y confiable para poder hablar de nuestro dinero, nuestro patrimonio, nuestras emociones y relaciones familiares y aprender herramientas financieras para mantenerlo y hacerlo crecer.  En Ciudad de México llama al 54 89 69 09 y escribe a impulsaturiqueza@gmail.com

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el REGALO que tengo para ti dando clic aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, ten presente que cuidar el dinero no implica fallarle a nadie pero no cuidarlo, sí.

Te abrazo, Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTuRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Busca mi programa de televisión en Youtube a través de ExperTV “El Canal de los Expertos” como Beatriz Mancilla ExperTV Mira aquí el inicio de Mujer Impulsa Tu Riqueza

Gracias por leerme y conocer más de nuestras historias de la Vida Real.
Da clic aquí y conoce la Conferencia-Taller que será la “Madre, el origen el despertar de Tu Conciencia Financiera”

PRIMEROS AUXILIOS PARA SALIR DE UNA CRISIS FINANCIERA (PRIMERA PARTE)

Desde hace ya muchos años he acompañado a cientos de personas en sus procesos de crisis financieras, ya sea porque han sido víctimas de fraude, han participado en negocios que han salido mal o han invertido su dinero en productos que no entendían bien obteniendo minusvalías importantes, han prestado dinero a amigos o familiares que no les han pagado (ni les pagarán) así como situaciones de cambio de vida como un divorcio, viudez o el ingreso de los hijos a la universidad, entre otros.

La cuestión es:  han perdido su dinero o su patrimonio ha disminuido de manera importante y están viviendo una crisis financiera.

La desesperación, la angustia, la falta de sueño, el rechinar de los dientes y la acidez estomacal, la sensación de un bloque de piedra, la falta de aire, la cabeza que estalla, la tristeza de perder lo tan arduamente ganado y la desesperanza que viven al verse en un túnel en el que la luz se ve muy lejana o de plano, están en completa obscuridad.

¿Te ha pasado? ¿Haz vivido o estás viviendo una crisis financiera?

Hoy quiero compartir contigo los primeros auxilios para salir adelante de una crisis en tus finanzas pero sobretodo, deseo darte un botiquín que ayude primero a tu corazón y a tu mente y acto seguido, a tu cartera:

1.- Dejarte sentir tus emociones y dejar fluir tus sentimientos

Acéptalo. La pérdida de una cantidad importante de dinero, se trata primero que nada, de la pérdida de la seguridad y el respaldo que sentías con la posesión de dicha cantidad o patrimonio. La cuenta en el banco, el bien raíz que rentabas, los intereses de la inversión con la que contabas cada mes ¡eran una seguridad para ti! y ahora que se han ido, efectivamente te han ocasionado un vacío y una pérdida y como tal hay que dejarte sentir y realizar un proceso de ayuda emocional y psicológica de duelo.

Muy posiblemente estás sintiendo emociones básicas como tristeza, enojo, miedo y al traducirlos en tu experiencia las estás viviendo como sentimientos de frustración, preocupación, desesperanza, rabia, despojo y demás. 

Tu cabeza está caliente, tu pecho oprimido, tu estómago apretado, tu espalda caída… primero necesitas atender éstos síntomas y trabajar con tus emociones. Busca a un terapeuta y habla, habla de lo que sientes, deja fluir tus sentimientos en acompañamiento por un profesional y resuelve tu proceso de duelo a través de todas sus etapas: 

  1. Negación y aislamiento
  2. Ira 
  3. Negociación
  4. Depresión
  5. Aceptación
  6. Aprendizaje y crecimiento

2.-  Ocúpate de obtener lo necesario para tus gastos básicos

Idealmente es necesario tener un fondo de emergencia que te permita solventar por los menos 6 meses de tus gastos fijos. En México el promedio para encontrar un nuevo trabajo es de 6 meses y sea la crisis que sea, sabiendo que tus gastos están cubiertos 6 meses te deja un margen de movimiento amplio.

Si tú no tienes éste fondo de emergencia y literalmente estás viviendo al día te sugiero que dejes a un lado cualquier pensamiento de “esto es demasiado poco para mi”. En una situación real de emergencia se trata de que obtengas el dinero necesario para cubrir tus gastos básicos de alimentación y vivienda. Incluso de acuerdo a tus valores personales o familiares es factible evaluar el cambio de los niños de colegio o recortar ciertos gastos por el momento. Nota que estoy utilizando la frase “por el momento”. 

Se trata de salir de la situación de urgencia y tu enfoque debe ser en generar ése número mágico al que ascienden tus gastos básicos para lo cual, siéntate con una hoja y lápiz, y escribe los rubros de ése presupuesto básico para que en tu cabeza exista el número y encamines tus acciones a alcanzarlo.

Una vez que los gastos básicos están cubiertos, la sensación de angustia y las sensaciones físicas que la acompañan, irán disminuyendo y entonces estarás lista/o para ir al siguiente paso.

3.-  Busca y habla con las personas o instituciones a quienes les debes dinero

Después de satisfacer tus necesidades básicas y las de tu familia  (no al revés), busca a tus acreedores: bancos, préstamos, proveedores o cualquier otro tipo de compromiso financiero que de no cumplirlo, va a ocasionar que la deuda aumente.

Es muy mala idea rehuir, esconderse o no enfrentar. Comprende, la deuda está ahí y el hecho de que “te desaparezcas tu, no la desaparece a ella”. Te sentirás mucho mejor si hablas, expones lo que te ha sucedido y buscas renegociar las condiciones del crédito original ya sea aumentando el plazo, disminuyendo la tasa, sugiriendo un tiempo de gracia para reiniciar los pagos, entre otras ideas.

Las deudas no pagadas son cargas muy pesadas. Tienen que ver con tu auto-concepto y la confianza en ti misma/o para salir adelante con tus compromisos financieros. El que tú sepas que debes dinero y que alguien te está buscando para que se lo pagues, te hace sentir perseguida y es un escape de energía vital importante que ahora debieras estar ocupando en generar y crear oportunidades. Lo que menos necesitas ahora es además de todo, sentirte perseguida y esconderte. Habla, enfrente y acepta que te está yendo mal y expresa tu intención y deseo de cumplir con tus compromisos y solicita apoyo de la otra parte.

Hasta aquí los 3 primeros auxilios para salir de una crisis financiera. La siguiente semana estaré compartiendo contigo la última y segunda parte de éste artículo. 

Te quiero decir que todos, prácticamente todos en algún momento de la vida tenemos, por lo menos, una crisis financiera. No seas tan dura/o contigo misma/o. Se vale caer y alentar el paso pero nunca detenerse.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el REGALO que tengo para ti dando clic aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, no dejes que esta crisis financiera dure más allá del tiempo estricatmente necesario para salir adelante. Tú puede y tu vas a lograrlo. 

Te abrazo, Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTuRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Busca mi programa de televisión en Youtube a través de ExperTV “El Canal de los Expertos” como Beatriz Mancilla ExperTV

Gracias por leerme y si quieres aumentar tu conocimiento financiero ¡Trabajemos Juntas!
Da clic aquí y déjame empaparte de herramientas financieras básicas y desarrollo financiero femenino en “Mujer Impulsa tu Riqueza”

PRIMEROS AUXILIOS PARA SALIR DE UNA CRISIS FINANCIERA (SEGUNDA PARTE)

En mi artículo de la semana pasada, te di los 3 primeros auxilios para salir de una crisis financiera y hoy te comparto los siguientes y últimos 3 pasos para sanar y fortalecer tu corazón y tu cartera:

4. Permítete, estrictamente, el tiempo necesario para caerte.

Como ya te mencioné en los primeros pasos para enfrentar un crisis financiera, es necesario respetar tus emociones y sentimientos y hacer tu proceso de duelo ¡pero permítete sólo el tiempo estrictamente necesario!

No se vale que sean 3 meses, 6 meses, 1 año, 3 años y sigas una y otra vez revolcándote en el dolor del pasado. Sal de la victimez, vuelve a tu centro, mira los recursos personales y materiales con los que sí cuentas, utiliza tu creatividad, reinvéntate y muévete lo más pronto que puedas.

Lo peor que puedes hacer es quedarte estática pues el miedo y la tristeza te van a mantener en el mismo lugar robándote la posibilidad de salir adelante. Muévete, acciona, da pasos a la vez y sal de el lugar de el fracaso, la ira y la desesperanza lo más pronto que puedas.

5. Genera nuevos ingresos lo más pronto que puedas

Lo urgente es que comiences a tener un flujo de dinero y que comiences a generarlo de la forma que aunque por le momento no sea la ideal, te permita sentir que estás avanzando y que los gastos de van satisfaciendo. No te boicotees a ti misma o a ti mismo minimizando las cantidades o minimizándote a ti por la añoranza de lo que era entes y ahora ya no es.

No te robes el futuro. Utiliza tu creatividad, detecta las necesidades de tu vecindario, vende pasteles, pasea perros, diseña post para alimentar redes sociales, ayuda a editar videos y subirlos en youtube, cuida niños, teje, prepara comida, lo que sea. Brinda asesorías profesionales, elabora contabilidades desde casa o ve a cortar el cabello a las casas de tus amigas. Lo que sea, pero genera dinero lo más rápido que puedas y no te atormentes con el pasado. ¡Cada peso cuenta!, deja tu ego a un lado y establece un tiempo determinado.

¿Te cuento algo? Cuando hace 15 años abrí mi primer salón de fiestas infantiles, fui mesera del mismo casi un año. Necesitaba el dinero para pagar las deudas de la construcción y prefería utilizar el dinero para ello y no en sueldos. Nunca me sentí mal ni me decía cosas negativas. El objetivo era claro: sacar el dinero de la operación y pagar mis compromisos como fuera y lo logré en 18 meses.

6. Re-invierte y aprende de lo que has vivido

Una vez que vas saliendo de la crisis y debido a las carencias y limitaciones de los últimos años es probable que al tener más dinero te digas a ti misma “me lo merezco” y comiences a gastar el dinero extra que comienza a quedar.

Se vale festejar y darte un regalito ¡y ya!. Cambia ahora tu chip de “persona que utiliza el dinero para los gastos” a “persona que utiliza el dinero para generar más dinero”, cambia tu mentalidad a inversionista y re-invierte tu dinero en tu negocio y no permitas que el miedo de perderlo te paralice para emprender nuevos retos financieros.

Es natural que una vez que has pasado una crisis financiera sientas un miedo tremendo de volver a embarcarte en una inversión o en un negocio. Nuevamente, trabaja en ello. Si es necesario, ve con un terapeuta o ven conmigo y trabaja en tu resiliencia financiera. Es decir, detecta conscientemente tu miedo y aprende del pasado para resignificar tu experiencia y salir adelante.

Si te detienes en el miedo, de una forma inconsciente puedes estar boicoteando tus finanzas y tu futuro. Aprende de lo vivido y reinvierte tu dinero ¡no te lo gastes y no te detengas!

Recuerda por favor que todos, prácticamente todos en algún momento de la vida tenemos por lo menos, una crisis financiera. No seas dura/o contigo misma/o. Se vale caer y alentar el paso pero nunca detenerse. Estoy segura que éstos 6 Primeros auxilios para salir de una crisis financiera que hemos visto en estos dos artículos te servirán como hoja de ruta para tu presente y tu futuro. 

Si alguien a tu alrededor está viviendo una crisis financiera por favor comparte con el o ella la primera y la segunda parte de éste artículo.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el REGALO que tengo para ti dando clic aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, no dejes que esta crisis financiera dure más allá del tiempo estrictamente necesario para salir adelante. Tú puede y tu vas a lograrlo. 

Te abrazo, Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTuRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Busca mi programa de televisión en Youtube a través de ExperTV “El Canal de los Expertos” como Beatriz Mancilla ExperTV

Gracias por leerme y si quieres aumentar tu conocimiento financiero ¡Trabajemos Juntas!
Da clic aquí y déjame empaparte de herramientas financieras básicas y desarrollo financiero femenino en “Mujer Impulsa tu Riqueza”

¿QUIERES VIVIR SIEMPRE EN EL HOYO FINANCIERO? MANTEN UNA MENTALIDAD GASTADORA

Estaba en el consultorio en una sesión individual de terapia financiera con Arlette mi cliente.

Arlette, (quien recién estaba dejando atrás la depresión que le había causado la pérdida del trabajo de su esposo hacía un año y medio atrás) me mostraba los montos de las comisiones que había recibido en los últimos 3 meses por conceptos de ventas y rentas de departamentos en la inmobiliaria en la que trabajaba.

Estábamos acomodando los números para pagar sus últimas deudas y ¡por fin! veíamos juntas que en dos meses más, los números serían negros en vez de rojos y las dos nos sentíamos felices al atestiguar que la luz al final del túnel por fin era visible de manera real y tangible.

En ése momento Arlette exclama: ¡Y con ésos $30,000 le compro la TV a mi hijo y nos vamos de vacaciones!

Dentro de mi y también fuera de mi exclamé ¡Nooooooooooooooo!

Yo – Arlette, ¿te das cuenta de lo que acabas de decir?

Arlette- Sí, que con el dinero que me sobre nos vamos a ir de vacaciones y le voy a comprar una TV a mi hijo

Yo – ¿El dinero que te sobre? Arlette, no te ha “sobrado” el dinero en un año y medio

Arlette – ¡Por eso! Ahora ya puedo gastármelo

Yo – ¿Sigues sin darte cuenta verdad?

Arlette – No, no te entiendo. Si ya no voy a tener deudas y por fin tengo el dinero ¿porqué no puedo gastarlo?

Yo – Precisamente porque el dinero “no te está sobrando” sino que por fin tienes dinero “para vivir en tranquilidad y generar riqueza”. Si gastas el dinero estás perdiendo tu energía vital de la riqueza, la energía de arranque para crear capital y patrimonio.

Y hoy quiero decirte a ti que me lees como se lo dije a Arlette:

¡Ése es uno de los errores más catastróficos en las finanzas personales!

¡Ése es uno de los errores más terribles de nuestro sistema que no nos enseña educación financiera!

¡Ahí radica precisamente, la diferencia entre las personas que vivirán tranquilas financieramente y las que no!

Se trata de la diferencia entre “la mentalidad de la persona gastadora” y “la mentalidad de la persona inversionista”.

MENTALIDAD DE GASTADORA

  • Se trata de aquella persona que se dedica a trabajar y generar ingresos para acto seguido, y de manera casi inmediata (como Arlette), ver en qué lo va a gastar.
  • La persona gastadora no se da cuenta que en realidad, está intercambiando su tiempo de vida por consumo.
  • La persona gastadora recibe el dinero y de forma automática lo entrega para pagar una cuenta.
  • La persona gastadora de hecho, en la mayoría de los casos, ¡Ya tiene su dinero comprometido porque los gastó antes de tenerlo y es amante de las compras sin intereses, por ejemplo!

MENTALIDAD DE LA INVERSIONISTA

  • Se trata de aquella persona que primero pasa todos sus ingresos o la mayoría de ellos, por un filtro mental de “cómo puedo hacer que éste dinero que acabo de recibir me genere más dinero”.
  • La persona inversionista mira la forma de invertir su dinero y que sean los rendimientos los que paguen la TV y las vacaciones ¡Y MANTIENEN EL DINERO ORIGINAL CON ELLAS!
  • La persona inversionista no realiza gastos si sabe que aún no tiene los activos suficientes (intereses por inversiones, rentas de inmuebles, ventas aseguradas, utilidades de negocios, etc) para solventarlos.
  • La persona inversionista recibe el dinero y de manera automática lo guarda para reproducirlo.
  • La persona inversionista no gasta  lo que no tiene y si se endeuda, es para comprar un bien o servicio que le va a ayudar a generar más dinero.

¿Ves la diferencia querida amiga?

Yo – ¿Ves la diferencia querida Arlette?, le pregunté.

Arlette – (Casi muda y con un nudo en la garganta) Sí, ahora lo veo y sé,  que si sigo pensando como gastadora, voy a volver a estar en el hoyo una y otra y otra vez.

Yo – Así es. Antes de pensar en comprarle la TV a tu hijo y las vacaciones, piensa en aprender sobre fondos de inversión o mira la forma de invertir ese dinero para dar el enganche de una propiedad que después puedas rentar y con las utilidades de la renta ahora sí compra la TV.

Arlette – Sí, entiendo y llegando a la casa le diré a mi esposo todo lo que he aprendido para que los dos estemos en el mismo “canal”.

La mayoría de las personas mueve los hilos de sus finanzas bajo la mentalidad gastadora pues así lo han aprendido de sus familias. El sistema en el que vivimos, se mueve con el gasto de las personas y eres tú quien ha de decidir cuándo y en qué ejercer su gasto. Antes de sacar dinero de tu cartera o tu tarjeta de crédito detente y piensa antes si te estás moviendo a partir de una mentalidad gastadora o inversionista y actúa entonces.

Si cada peso, dólar o euro que llega a tu bolsa sale de ella para hacer gastos, nunca volverá.

Si mantienes la mayoría de esos pesos, dólares o euros y los conviertes en activos, entonces los mantendrás contigo y se reproducirán y con ésos rendimientos es que podrás comprar la TV e irte de vacaciones al igual que Arlette.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el REGALO que tengo para ti dando clic aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, cambia tu mentalidad gastadora por una de inversionista y cuida tu dinero. Recuerda la paz y la tranquilidad que acompañan al dinero sí traen la felicidad .

Te abrazo, Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTuRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Busca mi programa de televisión en Youtube a través de ExperTV “El Canal de los Expertos” como Beatriz Mancilla ExperTV

Gracias por leerme y conocer mi metodología propia para entrelazar la Psicoterapia y las Herramientas Financieras.
Da clic aquí y comienza por conocer tu “Temperamento Financiero”

EL RIESGO DE LA COMODIDAD FINANCIERA

Ella es Rebeca. Está casada con Beto y tienen 3 hijos de 13, 11 y 9 años. Rebeca y Beto han cumplido 15 años de casados, él es empresario y ella es ama de casa.

Todos los días Rebeca despierta a los niños quienes asisten a un colegio privado cuya colegiatura es de las más elevadas de la ciudad. El transporte escolar pasa por ellos y rápidamente Rebeca se acomoda sus pants para salir a un club deportivo que está a menos de 10 minutos de su casa.

Rebeca toma clase de yoga y después juega un partido de tenis. Aproximadamente a las 11 am ella ya está lista para desayunar con sus amigas y seguir con su rutina diaria entre el club, la casa y los niños. Ella no tiene nada de qué temer pues Beto se encarga de mantener la casa.

Beto ingresa el dinero al hogar, tiene el negocio, paga colegiaturas, seguros y Rebeca recibe mensualmente el dinero destinado para la casa y nada le falta. Rebeca se siente muy feliz y cómoda. 

En los primeros años de matrimonio, en los que Rebeca hacía alguna pregunta de tipo administrativo o financiero, la respuesta de Beto era siempre la misma: “ese es mi asunto, no te preocupes y/o no te metas”. Rebeca se acostumbró a no hacer preguntas y a vivir de acuerdo a lo que Beto le proporcionaba.

Ésa era la vida de Rebeca hace 12 años que yo la conocí. Mientras yo corría de un lado a otro para llevar a mi hijo a la escuela, después ir a atender mi negocio y estudiar la Maestría, Rebeca disfrutaba del partido de tenis y el desayuno con las amigas. ¡Qué afortunada! (pensaba yo cuando la veía).

Sin embargo, la vida es así y todo cambió hace 8 años para ella. Un día Beto se despertó con un fuerte dolor de cabeza, al día siguiente estaba cuadrapléjico y al día siguiente murió de un infarto cerebral. 

Rebeca estaba en shock por la velocidad con la que se desenvolvieron las cosas y yo recién estaba con mi segunda hija quien tenía escasos dos meses de nacida. Le perdí la huella.

Hace 5 meses, Rebeca apareció como asistente en una de mis Conferencias y se inscribió al Programa de Educación Financiera. Mientras transcurrían las sesiones, tuve la oportunidad de trabajar con ella y enterarme de los cambios tan drásticos y repentinos que vivieron ella y sus hijos ahora de 25, 23 y 21 años.

Cuando Beto murió, Rebeca no sabía ni siquiera en dónde estaban las cuentas de Banco, tampoco las escrituras de la casa ni las facturas de los autos ni tampoco las pólizas de seguro médico ni de vida. Es decir, cuando Beto murió, Rebeca se quedó literalmente SIN NADA pues la familia de Beto de inmediato les dio la espalda y los hermanos que relativamente podrían haber tenido cierta información financiera sobre Beto, se desaparecieron de la vida de Rebeca.

Así como lo oyes, la dejaron sola con los 3 niños que eran sus sobrinos y con quienes habían convivido de manera cercana desde su nacimiento. 

Beto, nunca había contratado los planes de seguro dentro de el colegio de sus hijos por lo que al morir, Rebeca no tenía como pagar las colegiaturas y debieron salir de la escuela. También del club, vender los autos y Rebeca comenzó a trabajar como recepcionista y dentro de una red de mercadeo. 

Los niños como pudieron terminaron la secundaria unos y la preparatoria otros y no han ingresado a una universidad pues todos acarrean cuestiones emocionales y psicológicas que Rebeca no ha podido resolver con terapeutas. Ella hace su mayor esfuerzo y ahora los muchachos requieren hacer su parte.

Beto cometió otro enorme error que fue: sacar varias tarjetas de crédito a nombre de Rebeca y utilizarlas hasta el tope ¡sin que Rebeca estuviera enterada tampoco!. Él las utilizaba y las pagaba, pero al morir, las tarjetas acumularon varios pagos vencidos y los bancos y los despachos de cobranza comenzaron a llamar por teléfono ¡a Rebeca! quien era la deudora oficial.

Durante el Programa vimos y escuchamos a Rebeca llorar varias veces, pero también varias veces la vimos secarse las lágrimas y reponerse con valentía, tal cual aplicando su resiliencia financiera de la cual ya te he hablado en artículos anteriores. Ella nos dijo en alguna ocasión que “la comodidad le había salido muy cara”.

¿Y cuál es el objetivo de contarte la historia de Rebeca? Yo sé que te estoy hablando de una mujer con una situación de vida que era bastante acomodada, pero también he conocido mujeres de zonas mucho menos “nice” y con ingresos muy inferiores, que en estos momentos están viviendo exactamente la misma situación, el tema es el mismo: han preferido la comodidad de que “él sea quien se encargue de las cosas de dinero”.

Rebeca no es la primera ni será la última alumna en una situación de extrema vulnerabilidad provocada por su propia comodidad, o por aceptar las tradiciones familiares o los roles sociales. Te cuento su historia debido a las paradójicas vueltas que da la vida.

Años después fui yo, quien ahora le enseñaba a Rebeca sobre Educación Financiera. Si… yo, quien alguna vez hace muchos años la había visto como ¡alguien muy afortunada! y en efecto lo era, pero la vida le jugó una mala pasada, de esas que suceden frecuentemente y que siempre crees que no te van a pasar a ti.

Rebeca ahora trabaja, va saliendo adelante con una sonrisa y ha sido una alumna en extremo sobresaliente dentro del Programa de Educación Financiera. Ella ahora está poniendo en marcha varias ideas de emprendimiento y está ahorrando para poder invertir. Ha negociado con los bancos y va, una a una, solucionando el tema de las tarjetas de crédito.

Vivir absolutamente ignorante de los temas financieros con tu pareja, y más aún, depender al 100% de la otra persona, te pone en una situación en extremo vulnerable. Existe un riesgo latente para ti más allá de la comodidad en la que estás viviendo. Rebeca y yo queremos decirte que ¡no lo hagas!. Habla con él, investiga, guarda dinero para ti y ten un Plan financiero B.

¿Te cuento algo aún más paradójico? Mis dos abuelas maternas y mi ex suegra, vivieron una situación en extremo similar a la de Rebeca pero hace 75, 70 y 35 años. ¿Cuándo aprenderemos las mujeres a no sacrificar nuestra certeza financiera a cambio de comodidad? Entiendo que en aquella época ése era el rol ¿pero ahora en pleno año 2018?

Te recuerdo que, Educarte Financieramente es un proceso de trabajo personal y emocional.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el regalo que tengo para ti dando click aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, no cedas nunca tu poder financiero en las manos de alguien más.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTurRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Gracias por leerme y conocer más de nuestras historias de la Vida Real.
Da clic aquí y conoce la Conferencia-Taller que será la “Madre, el origen el despertar de Tu Conciencia Financiera”

¡ÉL ES TAN LINDO! QUE YO SOY LA QUE MANEJA TODAS LAS FINANZAS

Últimamente han llegado, ya sea a sesiones individuales o, al Programa de Mujer Impulsa Tu Riqueza, varias mujeres con una característica en común: tienen parejas o esposos muy “lindos” que les han cedido todo el control financiero a ellas.

¿Porqué utilizo la palabra “lindo”? Pues porque ellas mismas los han definido así. Todas lo han hecho exactamente con la misma palabra. 

¿Qué es para ellas un “lindo”? Se trata de una pareja que les transfiere prácticamente todo el dinero que recibe, guardando solamente una cantidad suficiente para realizar sus gastos básicos como: gasolina, alimentos fuera de casa, cigarros y alguna cantidad para los “extras”.

Al transferirle todo el dinero, es ella quien se encarga de hacer que el dinero alcance para absolutamente todo y aquí es donde está el meollo del asunto, pues dependiendo de la cantidad que ella recibe y de el nivel de gastos de la familia, entonces es que de inicio, el dinero le alcanzará o no.

Algunas de ellas son muy bien administradas y les alcanza para todo y hay otras que aceptan ser muy despilfarradoras o complacientes con sus hijos y entonces caen frecuentemente en gastos extremos. Sin embargo, la inquietud frecuente se traduce en: ¿lo estoy haciendo bien?, ¿cómo distribuyo los gastos para que, además de que alcance para todo, podamos ahorrar para nuestra vejez?, ¿en qué instrumentos puedo invertir lo que me está quedando?

Ya sea que el dinero alcance o no, la interrogante va dirigida a su propia capacidad para hacerse cargo de las finanzas familiares completas y no sólo al gasto diario de alimentos, vivienda y escuelas, sino con una visión a largo plazo para pagar las universidades en el futuro o invertir en planes de pensión privados para ellas y sus parejas.

Aquí te comparto un diálogo con una alumna:

Beatriz: ¿Y él qué opina?

Alumna: Nada, él es tan lindo que confía plenamente en mi.

Beatriz: ¿¿¿??? (Reponiéndome). Es decir, que si el dinero no te llega a alcanzar a final de mes ¿él qué te dice?

Alumna: Ah, pues que es mi culpa.

Beatriz: ¿Y él esta ahorrando o llevando a cabo una planeación para el futuro?

Alumna: No, el es tan “lindo” que me ha dado total libertad para que yo decida “esas cosas”.

Beatriz: Y el endeudamiento que tienes en tus tarjetas más el pago del crédito hipotecario ¿el está enterado?

Alumna: Claro que no. Como él me da todo el dinero entonces ya me dijo que “ésas deudas” son mi problema.

Los esposos y parejas de éstas alumnas se han des-responsabilizado al 100% del tema financiero (al menos eso es lo que parece ser), cediendo todos los derechos pero también absolutamente todas las obligaciones de la Vida Financiera de la pareja y de la familia a ellas. Las han “sobre-responsabilizado” de un tema que además ellas aceptan, abiertamente, no tener herramientas suficientes, y para el cual les hace falta conocimiento y seguridad en si mismas.

Lo más grave no es eso, pues ellas siempre pueden aprender y desarrollar sus habilidades financieras, sino que existe un manejo emocional de abuso psicológico a través de la “confianza-culpa”. Un esposo o pareja “lindo” dice: “yo confío tanto tanto en ti que te doy absolutamente todo el dinero para que tu lo manejes. ¡Pero! si algo falla… y el dinero no alcanza, si hay deudas en la tarjeta, si no alcanza para pagar las colegiaturas, si tampoco hay ahorros para nuestra vejez y si tampoco alcanza para pagar las vacaciones, entonces es ¡tu culpa!. Yo ya cumplí en dártelo todo”.

Sería muy irresponsable de mi parte decir que todas las parejas de mis alumnas “no son tal lindos como parecen”. Lo que si es un hecho (al igual que sucede en las parejas donde él es quien tiene todo el control y responsabilidad sobre el dinero y ella se des-responsabiliza del tema) es que las finanzas en pareja manejadas de esta manera, en donde uno de los dos es el responsable al 100% y el otro solamente se deja “guiar”, definitivamente no es la mejor forma de llevar las finanzas en pareja. Cuando las cosas van funcionando bien, nadie de los dos se queja ni señala, pero cuando algo falla, uno suele ser el culpable y el otro el juez siendo totalmente dañino para el bienestar financiero, pero más allá de eso, para el bienestar de la misma pareja. Es 100%  recomendable que ambos sean un equipo, administrando y tomando decisiones de la mano.

“No es más lindo” el que da todo sin responsabilizarse de nada. Tampoco es “más linda” si no te cuestiona nada y a todo te dice que sí.

Tristemente, en México, la causa No. 1 de separaciones y divorcios entre las parejas tienen que ver con temas de dinero. ¿Te das cuenta porqué el tener a una pareja “tan linda financieramente” trajo a éstas mujeres a mi consultorio? Porque el tema del dinero sí es un tema para la persona y para su pareja.

Mis pacientes y alumnas refieren sentimientos y sensaciones físicas como: angustia, opresión en el pecho, no poder dormir, apretar los dientes, soledad pero más que nada culpabilidad. ¿Te imaginas? “me siento culpable porque además, él es tan lindo, que no se lo merece”. 

Si tú estás en una situación similar, habla con tu pareja. Si así funciona bien para ustedes, quizás es porque tu si tienes los conocimientos financieros necesarios para llevar una vida financiera saludable, y han decidido juntos que seas tu quien lleve las finanzas, y él te ha dicho que confía en ti.  Muy probablemente además, han acordado que, si algo sale mal, nunca te culpará, pues él conoce el precio de ceder toda la responsabilidad en tus manos y ambos están de acuerdo.

Pero, si tú estás en una situación similar y te sientes angustiada, dudas de tus propios conocimientos, no estás segura de estar haciéndolo correctamente y además cuando algo sale mal, te culpan, entonces habla con tu pareja. Busquen expandir sus conocimientos en Educación Financiera y compleméntense. Nadie es responsable del futuro financiero de el otro. Es una carga muy pesada para la cual ambos requieren poner de su parte y trabajar en equipo. Esas son las finanzas personales y familiares verdaderamente sanas y actuales.

Como siempre me encanta recordarte que la excelente noticia es que todo depende de ti misma y tú eres una mujer inteligente y que con autoconocimiento puede saber mucho más y ampliar tus conocimientos financieros. Tu tienes el poder de elegir en tus manos.

¿Quieres tener un panorama más amplio de cómo la educación financiera puede abrirte un mundo de posibilidades? Haz clic aquí y aquí mismo te lo explico

Te recuerdo que, Educarte Financieramente es un proceso de trabajo personal y emocional.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el REGALO que tengo para ti dando clic aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y por favor, aprende tener bajo control tus finanzas y a invertir para acrecentar tu patrimonio, pero más que nada, toma la responsabilidad de tu vida financiera en tus manos y habla con tu pareja para que en su caso, lo hagan juntos.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: @BeatrizMancillaImpulsaTuRiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Busca mi programa de televisión en Youtube a través de ExperTV “El Canal de los Expertos” como Beatriz Mancilla ExperTV

Gracias por leerme y conocer más de nuestras historias de la Vida Real.
Da clic aquí y conoce la Conferencia-Taller que será la “Madre, el origen el despertar de Tu Conciencia Financiera”

¿DE VERDAD NO TIENES DINERO?

Estábamos a escasos tres días de iniciar una nueva generación del Programa de “Mujer Impulsa Tu Riqueza” cuando sonó el teléfono y de lejos escuché a mi asistente de Ventas (Yazmín) quien comenzaba una conversación más o menos así:

Yazmín: “sí, es frecuente que nuestras alumnas tengan graves problemas económicos al inicio del curso”

Cliente:….

Yazmín: no, ya no tenemos más becas. Las becas se otorgaron durante las conferencias.

Cliente:…

Yazmín: ¿llevas tanto? ¿llevas 2 años esperando para asistir?

En ese momento Yazmín y yo nos volteamos a ver,  pidiéndole un minuto a nuestra futura alumna, me dijo: necesitas hablar con esta persona y accedí.

Tomé el teléfono y Guadalupe, una mujer de 54 años, divorciada desde hacía 4 y trabajando dentro de una red de mercadeo, me dijo que efectivamente hacía 2 años que me seguía, asistía a mis conferencias y estaba esperando conseguir una beca para tomar el Programa pues sabía que era lo que necesitaba para poner en orden sus finanzas y para realizar un parteaguas y crear seguridad económica para la siguiente etapa de su vida.

Le dije: Guadalupe, la inversión del curso realmente es baja comparada con la transformación que puedes lograr. En 2 años que llevas esperando tomar el curso ya hubieras recuperado varias veces tu inversión y mucho más. Le pregunté ¿porqué has dejado pasar tanto tiempo?, su respuesta “es que no tengo dinero”.

Acordé con Guadalupe que iniciaría el Programa y establecimos un plan de pagos, dándole la garantía de que, si el Programa no se pagaba a sí mismo con los cambios que haríamos en sus finanzas al avanzar el Programa, entonces pagaría la mitad. Feliz me dijo que sí y a la siguiente semana ya estaba en primera fila con nosotros.

El Curso tiene una duración de 3 meses y en la sesión 4 realizamos un registro completo de nuestros gastos.

Todo, la idea es registrarlo todo, el viene-viene, el café, las colegiaturas, el súper, el lunch en la escuela de los niños, la ropa, el viaje, el predial, los pagos a meses sin intereses, los intereses de las tarjetas de crédito. Es la sesión que en la vida real, el 90% de las personas evitamos realizar pues nos confronta con la realidad. 

Mientras las alumnas van realizando sus registros, yo voy pasando a través de ellas resolviendo dudas y preguntas y voy viendo sus números para ver la distribución actual y poder crear junto con ellas una redistribución más eficaz y que les permita ahorrar e invertir.

Es raro que yo me sorprenda ¡de verdad!. He trabajado muchos años de mi vida, día a día con ello pero cuando comencé a ver los números de Guadalupe ¡me sorprendí muchísimo!.  Mientras ella estaba haciendo sus registros, me limité a preguntarle: Guadalupe, ¿ésos números son reales del mes pasado?

Sonriendo (casi riendo) me dijo “Sí, y del mes pasado y del mes antes del pasado y del otro también”

¡Guadalupe estaba utilizando mucho dinero!. En su situación particular, sin dependientes económicos (sus hijos ya habían terminado su carrera universitaria e incluso ya no vivían con ella), viviendo sola y teniendo el 100% de sus ingresos para ella, el nivel de gastos de Guadalupe era enorme.

Seguimos avanzando con el ejercicio, este módulo dentro del programa es vital y dura toda la sesión de 4 horas y al final las alumnas terminan con 100% de claridad de ¿a dónde se está yendo su dinero?

Al finalizar el ejercicio y una vez que Guadalupe hizo conciencia de las cantidades que estaba utilizando, en qué las estaba gastando y además, pudo comparar sus gastos con los de algunas de sus compañeras, ella misma  exclamó ¡con razón no tengo dinero! ¡pero sí tengo y mucho! ¿qué he estado haciendo?

Lo que Guadalupe ha estado haciendo es lo mismo que le sucede a miles, millones de personas, DE VERDAD CREEN QUE “NO TIENEN DINERO” y cuando hacen números, los números les cuentan otra historia, la real. Los números y las matemáticas no mienten, no están sujetos a tus creencias ni a tu juicio ni punto de vista. Los números son y ellos, para bien o para mal, te dicen la verdad.

¡Guadalupe había esperado 2 años! para venir a mi Programa porque decía y creía genuinamente que no tenía dinero, vivía con la angustia de que el dinero no le alcanzaba y no era suficiente ¡nunca!. Si ella hubiera tomado la decisión de tomar el Programa hacía 2 años, al momento actual, hubiera tenidos ahorrados alrededor de $500,000 de acuerdo a todos los registros posteriores que realizamos en la siguientes sesiones.

Es decir que el haber tomado el Programa le hubiera hecho ganar 50 veces su inversión en el mismo.

Decía que “no tenía dinero” pero la pensión de su divorcio era bastante generosa, además recibía ingresos buenos en su red de mercado, pero no hay dinero que alcance cuando existen tantas mensualidades de compras sin intereses, tantas comidas en restaurantes, tantas compras de ropa, tantas idas al cine, y así podría continuar.

El caso de Guadalupe es extremo. La mayoría de mis alumnas tienen ingresos menores, pero ¡el patrón se repite!. Existe la “Ley de Parkinson” que fue enunciada por el británico Cyril Northcote Parkinson en 1957 que afirma que “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”. Si lo traducimos a nuestro lenguaje de dinero es “te vas a gastar todo el dinero que tengas hasta que te lo termines, si no tienes un plan financiero inteligente”. 🙂

Una tras otra mujer, una tras otra alumna me dice “no tengo dinero” e inevitablemente cuando vemos sus números, nos damos cuenta que en realidad si lo tiene y de manera suficiente pero lo distribuye mal, en compras no inteligentes y en muchos deseos que pierden valor muy rápido. Son pocas las personas que en realidad “no tienen dinero” y cuando en sus números vemos esta realidad, trabajamos y vemos posibilidades para incrementar sus ingresos manejando mejor su tiempo.

Finalmente Guadalupe terminó el Programa, feliz pago la inversión ¡en una sola exhibición! hasta cierto punto apenada nos compartió, que “de haber sabido todo lo que iba a aprender y la forma en como iba a poder transformar mis finanzas en estos tres meses, ¡jamás hubiera pedido un descuento! y no hubiera dejado pasar 2 años”.

Efectivamente, el “hubiera” no existe y la vida financiera de Guadalupe, ahora es muy distinta y feliz. Manejar tu dinero de manera eficiente “tiene su chiste”. Si tú piensas o crees que “no tienes dinero”, te reto a que hagamos tus números pero más importante, te invito a que revises tu mentalidad pues más que los números, lo peor es vivir con una mentalidad de escasez, ¡eso si es sumamente grave!. El dinero se puede hacer pero para ello es necesario que cambies tu mentalidad a una abundante. Guadalupe y cientos de mujeres más lo han logrado y tu también.

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com y te invito a que descargues el regalo que tengo para ti dando click aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y no te pierdas la tercera parte!!.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: beatrizmancillaimpulsaturiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Gracias por leerme y conocer mi metodología propia para entrelazar la Psicoterapia y las Herramientas Financieras.Da clic aquí y comienza por conocer tu “Temperamento Financiero”

YO, MAMÁ Y EL EGOISMO FINANCIERO AMOROSO.

Dentro de 3 días festejaremos el Día de las Madres en México y durante esta semana la misma celebración se llevará a cabo en otros países. Muy posiblemente, tu recién acabas de festejar a tu mamá o lo harás en los próximos días,

Si eres mamá, te deseo que pases un muy feliz día celebrándote, aplaudiéndote y “apapachándote” a ti misma y si estás rodeada de tu familia, mucho mejor. 

Si aún no eres mamá, deseo lo mismo para la mujer que te trajo al mundo y que ha dejado gran parte de su vida en ayudarte a crecer. Abrázala mucho y agradece todo lo que ha hecho por ti sin recibir ningún pago, ningún intercambio de dinero ni por su talento, ni por su tiempo, ni por su amor pues finalmente, ella es tu mamá y ¿eso es lo que hacemos las mamás cierto?.

Antes de ser mamás el tiempo es nuestro, vamos y venimos con un equipaje ligero en donde nuestros gustos y preferencias son los que rigen nuestras vidas. Algunas de nosotras con más facilidades y oportunidades que otras pero en general, las mujeres nos escuchamos a nosotras mismas mucho más antes de ser madres. 

Cuando de pronto existe esa pequeña voz junto a ti, que sin decir palabras exactas te hace sentir que te necesita más que nadie en el mundo y que se trata de un compromiso “hasta que la muerte nos separe” es que te queda claro que de ahora en adelante, y por muchos años más, tus tiempos, tus gustos y tus prioridades, estarán en función de ésa pequeña persona que ahora es tu hija o tu hijo.

¿Qué es el egoísmo financiero amoroso?

Sé muy bien que a lo largo de la vida de tu hija o hijo es difícil evitar comprar cierta ropa, juguetes, cuna, biberones, baberos, chupones, pañales, leche, zapatos, móviles, juguetes, cobijas, sábanas, calcetines, chamarras, libros, discos, el primer viaje a la playa o a Disney, el mejor kinder con los colores, crayolas, uniformes, escuelas, mochilas, clases de natación, ballet, futbol, gimnasia…. (tomo aire), más y más ropa y colegiaturas y vacaciones y salidas al cine y viajes con los amigos y la preparatoria, el primer teléfono celular, el primer juego electrónico, el maquillaje, los primeros zapatos de tacón, el primer manicure sin olvidar los dentistas, vacunas, médicos generales hasta el primer auto y clases extras de inglés o matemáticas para regularización para dar el paso a la Universidad… y ¡más allá!

Todo, para darle lo mejor a nuestros hijos. Trabajamos y dirigimos gran cantidad de energía y recursos materiales, psicológicos y espirituales para ayudar a crecer a nuestros hijos en el mejor mundo que podemos darles y con la mejor educación y herramientas posibles para darles alas y cuando por fin, al paso de los años, nuestros hijos “vuelan” volteamos a ver nuestra cuenta personal y muchas de nosotras podrán tener millones en amor, en satisfacción y un 10 en “misión cumplida”.

Sin embargo, ellas mismas y otras más es posible que volteen a ver que su cuenta de banco o su fondo de retiro o jubilación, básicamente vale CERO o unos pocos de miles pero nada suficiente para proporcionarles ahora una vida tranquila y de seguridad financiera.

Esto que te menciono no es nada alejado de la realidad.

A diario trabajo con muchas y muchas mujeres que lo han dado todo y más sin guardar ni un poquito para ellas y sin entrar en una discusión de “el deber ser” y si esto está bien o mal sólo quiero ofrecerte la siguiente propuesta, la siguiente reflexión para que la evalúes:

“Siempre, siempre, antes de ser mamá y cuando lo seas, guarda algo sólo para ti. Permite que el tiempo y el interés compuesto (invertir lo que has ganado) haga su trabajo para ti al paso de los años. No te quedes sin nada. Guarda, ahorra, el 10, el 12 o hasta el 20% o más. No le compres cosas a tus hijos que en realidad no necesitan. Mira para ti, guarda, aprende, multiplica. Da a ellos y da a ti misma. Quiérete, piensa en ti y en los años que estarás contigo mismo una vez que ellos hayan crecido y se hayan ido a realizar sus sueños. Piensa que, alguna vez serás un adulto mayor y necesitarás dinero para estar en paz y sin sobresaltos financieros. Ámate, se egoísta. Cuidarte a ti misma y guardar dinero para ti, finalmente es un acto de amor para ti y para ellos cuando no tengan que preocuparse “porque mi mamá tiene sus ahorros y está bien.

Sé una egoísta financiera amorosa”.

Ser una mamá amorosa, responsable y que está haciendo bien su labor no implica quedarte en la miseria por ellos. Ellos no quieren eso para ti. 

No sabes cuántas y cuántas mujeres de 50, 60 y hasta 80 años se dan cuenta que dieron de más sin guardar nada de dinero ni recursos financieros para ellas. Es una cuestión de amor, es una cuestión de responsabilidad y de dignidad a ti misma. 

Ten un plan financiero personal. ¡Sí! a los hijos hay que darles y cuidarles pero tu también cuídate y regálate un ingreso personal que pueda crecer con el paso del tiempo. No cedas tu responsabilidad ni tu tranquilidad financiera. Eso es una elección personal ¿Quieres ser dependiente o independiente financieramente de tus hijos?

Te envío un abrazo grande de mi que soy mamá a ti que eres mamá y quiero despedirme con una frase de la vida real de mi madre que hoy tiene 80 años: “Lo mejor que pude haber hecho es tener mi propio dinero cuando puse mi negocio a los 67 años. Tomar mis decisiones es maravilloso y nunca había sentido tanta paz y libertad”.

Espero de corazón no esperes a los 67 años para tomar las riendas de tu vida financiera y si ya los cumpliste… ¡adelante que aún tienes muchos años para ahorrar e invertir!.

Mujer Impulsa Tu Riqueza es un Programa de Educación Financiera, abierto a todas y tiene versiones presenciales y también On line. Nuestro Programa brinda un espacio terapéutico y confiable para poder hablar de nuestro dinero, nuestro patrimonio y aprender herramientas financieras para mantenerlo y hacerlo crecer. 

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com, descarga el regalo que tengo para ti dando click aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y gracias por estar aquí.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: beatrizmancillaimpulsaturiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Gracias por leerme y conocer más de nuestras historias de la Vida Real.Da clic aquí y conoce la Conferencia-Taller que será la “Madre, el origen el despertar de Tu Conciencia Financiera”

TE ACEPTO: ES MI RESPUESTA CADA VEZ QUE ME OFRECEN UNA TARJETA DE CRÉDITO

Hace tres días, trabajando en uno de mis grupos del Programa de Educación Financiera Femenina, “Mujer Impulsa Tu Riqueza”, una de mis alumnas de 35 años dijo algo muy similar a lo siguiente:

“La diversión de nuestro fin de semana es asistir a cualquier Centro Comercial mi esposo, los niños y yo. Damos vueltas y lo que los niños quieren, lo compramos. Comemos o vamos al cine o solo damos vueltas y a donde vamos, compramos lo que queremos. Por ahí tenemos un problemita de endeudamiento. Mi esposo tiene 6 tarjetas y yo como 5 y casi de todas vamos pagando el saldo mínimo, la verdad no sé bien, pero lo que si sé es que, si caminando por el Centro Comercial nos ofrecen una tarjeta de crédito, mi esposo o yo (o a veces) los dos, la aceptamos y a los pocos días ya la hemos utilizado casi hasta el tope”.

Sus compañeras (aproximadamente 18 mujeres entre los 34 y 68 años) se quedaron mudas. Yo, trataba de decifrar en su rostro, en su voz o en su lenguaje corporal si se trataba de falta de información o de una acción deliberada para caer en sobre endeudamiento.

El grupo en general estaba en silencio ¿Se estará dando cuenta?, ¡cómo es posible!, ¡wow, qué problema!, ¿los bancos no se estarán dando cuenta en el buró? o ¿quizás lo están haciendo adrede?… en nuestras mentes pasaban cualquier cantidad de estos pensamientos y tratábamos de procesar lo que habíamos escuchado.

Finalmente, después de unos segundos de silencio total, ella y las otras 18 alumnas voltearon a verme sin decir palabra.  Le pregunté:

Beatriz: ¿Querida F, cuál es el plan de tu esposo y tú para liquidar el saldo de sus deudas en tarjeta de crédito?

F: Riendo, ¡ninguno!

Beatriz: (me di cuenta de la realidad).

F: Mi marido es 11 años mayor que yo y él siempre ha sido un desorden en sus finanzas. La verdad yo no era así.

Estando con él no me quedó de otra pues preferí dejar pelear por cuestiones de dinero.

Beatriz: ¿Y que vas a hacer con las 5 tarjetas que están directamente a tu nombre?

F: La verdad no lo sé… seguiré pagando el mínimo y si no puedo más entonces las dejaré de pagar como lo hizo un tío… ¿qué opinas?

Beatriz: opino que eres muy joven a tus 35 años para tomar como posibilidad quedar registrada como un cliente moroso y no confiable para recibir préstamos por parte del sistema financiero formal. Tú misma te estarías cerrando las puertas de créditos de auto, casa, negocio, de liquidez y a tus 35 años considero que sería una pésima idea.  Siempre en muy mala idea pero tú, además, eres muy joven.

(continúo) Considero también que el hecho de que tu esposo elija ser un desorden con sus finanzas no implica que tu también lo seas y que tu salud financiera bien vale actuar con juicio y responsabilidad, aunque a él eso no le guste y por último considero que con el ejemplo, en materia de administración y consumo responsable, que están viendo tus hijos, ya es altamente probable que no sea el más sano de seguir. 

Las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos y nos compartió:

“No es en lo único que discuto con él. Una parte de mi está muy consciente del problema en el que me estoy metiendo y no me gusta que los niños aprendan a divertirse sólo comprando en un Centro Comercial. Pero… no sé… ya no sé como poner límites… Estoy con él desde los 15 años y se que estoy cayendo en un túnel financiero sin fondo. ¡Por eso estoy aquí!” 

¡Y Gracias Dios está aqui!. Estamos trabajando juntas y puedo decir sin temor a equivocarme que F saldrá adelante de éstos vicios y hábitos financieros catastróficos pues lo primero que ha hecho es reconocerlo, lo segundo es aceptar que no desea esta forma de actuar  en su vida y en tercer lugar tiene la enorme motivación de enseñar a sus hijos un estilo de vida financiero distinto, saludable y con mayor visión a largo plazo.

No sabes cuántas y cuántas mujeres viven situaciones similares. ¿Y tu estarás siendo una de ellas?

  • Por favor, no permitas desequilibrar tus propias finanzas y mucho menos arriesgarte a vivir en situaciones financieras insanas por alguien más.  No vale la pena. No es correcto para ti.
  • Cualquier deuda que contraigas es un compromiso que estás haciendo TÚ,  de devolver el dinero.
  • Si utilizas dinero que no es tuyo, debes devolverlo.
  • Si sabes que no tienes dinero para pagarlo, ¡no te endeudes mas! y si te ofrecen más tarjetas de crédito ¡NO LAS ACEPTES!.
  • Si sabiendo que no podrás pagar. aceptas la tarjeta y la utilizas, estás siendo tan irresponsable como el banco que te la está ofreciendo y serás corresponsable de tu desastre financiero.
  • ¡No lo hagas, de verdad y con mucho cariño te sugiero que no lo hagas!

F sigue avanzando, ya tenemos un plan para salir de deudas. Hasta el momento en que te escribo su esposo sigue diciendo que no le importa pagar y que ya será “un problema del banco cobrarle”.

F no piensa igual y ha tomado la decisión de poner un límite. “Estar casada con él no implica aceptar que los bancos me llamen por teléfono en la madrugada para cobrarme”.

Sus compañeras y yo estamos con ella, la apoyamos, la aplaudimos y vamos avanzando con su plan para salir de deudas. Si nos necesitas ¡aquí estamos para ti!

Si quieres educarte financieramente, recuerda que Mujer Impulsa Tu Riqueza es un Programa abierto a todas y tiene versiones presenciales y también On line. Nuestro Programa brinda un espacio terapéutico y confiable para poder hablar de nuestro dinero, nuestro patrimonio y aprender herramientas financieras para mantenerlo y hacerlo crecer. 

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com, descarga el regalo que tengo para ti dando click aquí y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y gracias por estar aquí.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: beatrizmancillaimpulsaturiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Gracias por leerme y si quieres aumentar tu conocimiento financiero ¡Trabajemos Juntas! Da clic aquí y déjame empaparte de  herramientas financieras básicas y desarrollo financiero femenino en “Mujer Impulsa tu Riqueza”

HOY CUMPLE 18 Y EL MOMENTO SE ACERCA ¿CÓMO ELEGIR SU PRIMER AUTOMÓVIL NUEVO O USADO?

Hola, te saludo con mucho gusto y espero que estés tomando un descanso y un respiro en estos días de Semana Santa.

Hoy es miércoles 28 de marzo y hoy mi hijo mayor cumple 18 años.

Hoy también pero hace 3 años, la vida y Dios se llevaron a mi papá de este plano.

Coincidencias en las que vivo el dulce-amargo de esta fecha. La vida me trajo y se llevó en un 28 de marzo a los dos hombres más importantes de mi vida.

El artículo de hoy es sobre un tema que es “el tema de moda” en mi familia y para muchas familias a nuestro alrededor: ¿Cómo elegir el primer automóvil para nuestros hijos?.  

Cuando yo tuve mi primer auto (yo tenía 17 años), fue el que mi papá eligió para mi. Era un auto elegante pero nada más, tenía la dirección durísima, las vestiduras me quemaban cuando se calentaban con el sol y como me habían robado las luces traseras y yo dejaba mi auto en la calle, mi papá decidió ponerles unas micas rojas espantosas.

En fin, no era el mejor carro pero definitivamente cumplía con su función: me llevaba y me traía a donde yo lo necesitaba y jamás se me descompuso. Años después mi papá tuvo piedad de mi e intercambiamos autos. Ya tenía uno con dirección hidráulica y vestiduras de tela y aunque era usado yo amaba mi Renault.

Te sugiero los siguientes 7 Factores Vitales para compartir con tu hija/hijo antes de comprar un automóvil:

  1. La Depreciación

Un auto nuevo en promedio, pierde el 11% del valor que tú pagaste al segundo que lo sacas de la agencia. En México la cuestión no está mejor, en el instante en el que tu carro con una llanta pisa la banqueta de la calle ya se depreció del 18 al 20%.

Por lo tanto, un automóvil no es una buena inversión. Te puede proporcionar comodidad, te puede proporcionar placer, imagen, blof, otras cosas, pero como inversión definitivamente no es una buena idea, además hay que sumar el mantenimiento, la gasolina, los servicios, el estacionamiento, los parquímetros. Un auto nuevo no es una inversión y no va a incrementar tu patrimonio.

  1. Fíjate realmente para qué lo necesitas

No es lo mismo un automóvil que vas a usar dentro de la ciudad para ir a tu escuela, para ir al centro comercial y de regreso, a un automóvil que vas a necesitar si tu trabajo es viajar en carretera por cuestiones de seguridad y capacidad.

  1. Tu experiencia al volante

Si no tienes aún mucha experiencia al volante y vives en una ciudad grande y complicada donde no existe mucha civilidad al volante, yo te recomiendo que optes mejor por un carro usado porque existen mas probabilidades de que lo choques o le des un rayón.

  1. El Costo de Financiamiento

Si vas a comprar un carro nuevo a crédito es altamente probable que la tasa de interés del crédito sea más baja comparada a si es un crédito para la compra de un auto usado.

  1. El Enganche

Expertos en créditos de automóviles sugieren que tal y como ocurre en los créditos hipotecarios, des el mayor enganche posible. Si puede ser el 50% mucho mejor. Si te puedes esperar a comprar el automóvil hasta tener un 50% de enganche, el crédito te va salir mucho más barato a que si tú pagas solamente del 25% de enganche hacia abajo. En éste último escenario, te va salir muy caro para comprar un bien que no incrementa su valor a través del tiempo sino que lo va perder y aparte estás pagando intereses por utilizarlo. Realmente financieramente no es muy inteligente comprar un automóvil ni nuevo ni usado a crédito a menos que sea para efectos de una estrategia fiscal.

  1. Tu Seguridad y Seguros de Protección.

Lo más importante es tu seguridad. Invierte en ella y en todo lo que pueda proteger tu vida o la vida de tu hija/o.

  1. Prefiere eficiencia sobre precio del auto

Prefiere mayor eficiencia en el uso del combustible pues el mantenimiento del automóvil va ser más barato y el diferencial del combustible que estás ahorrando va a compensar ese en ese precio que pagaste de más por el auto.

Hablar con nuestros hijos de los 7 puntos anteriores les puede dar información que seguramente no saben y además puede ayudar a llevar el proceso más fluido y llevadero dentro de la familia. En otros casos puede ser que ni con éstas razones nuestro joven en cuestión sea razonable pues querrá el auto de moda o alguno cuyo margen de velocidad sea muy alto.  Recordemos siempre que la seguridad es nuestra principal misión y que la necesidad a cubrir es la movilidad y elegir el mejor satisfactor (automóvil) para su mayor seguridad y sin comprometer nuestras finanzas es la opción más inteligente.

A lo largo de toda mi vida he tenido 6 autos, 2 fueron usados y me los dieron mis padres y los otros 4 han sido nuevos y que yo misma me he comprado. ¿Y sabes qué?. No se si me vuelva a comprar autos nuevos ¿Porqué?  ¡Porque no es un buen negocio!.

Te deseo todo el éxito y que Dios te llene de pa-cien-cia y sa-bi-du-ría con tu hija o hijo. 🙂 (Sabes a que me refiero).  Me encantará escucharte y saber cómo está siendo tu experiencia al buscar tu automóvil, el financiamiento y su eficiencia para ti misma o para tus hijos. 

Si quieres educarte financieramente, recuerda que Mujer Impulsa Tu Riqueza es un Programa abierto a todas y tiene versiones presenciales y también On line. Nuestro Programa brinda un espacio terapéutico y confiable para poder hablar de nuestro dinero, nuestro patrimonio y aprender herramientas financieras para mantenerlo y hacerlo crecer. 

Puedes pedir informes en impulsaturiqueza@gmail.com, descarga el regalo que tengo para ti dando click aquí  y obtén tu Check List para tu Seguridad Financiera. 

Te envío un abrazo grande y gracias por estar aquí.

Beatriz.

Sígueme en Facebook en: beatrizmancillaimpulsaturiqueza

Youtube Beatriz Mancilla

Gracias por leerme y si quieres aumentar tu conocimiento financiero ¡Trabajemos Juntas! Da clic aquí y déjame empaparte de  herramientas financieras básicas y desarrollo financiero femenino en “Mujer Impulsa tu Riqueza”

Beatriz Mancilla